¡Vamos a Varsovia!

Conocer Varsovia fue probablemente una de las acciones menos previstas que teníamos en nuestro viaje por Europa durante un mes. Pese a que caímos casi por casualidad debo reconocer que lo pasamos genial. Coincidió con el cumpleaños de una de mis amigas y resultó que la ciudad era mucho más de lo que esperábamos.

En el peor de los casos hubiéramos tachado otra capital europea que conocimos; sin embargo, la ciudad nos dejó alucinadas con la cultura, con la comida, con las historias y anécdotas de la Segunda Guerra Mundial… La verdad, no esperaba encontrar una ciudad tan culturalmente rica. Ahora entiendo porque Magda, una compañera de la universidad que nos ayudó a organizarnos para ver mejor la ciudad, es una enamorada de su querida ciudad natal. Utilizando Skyscanner, con la opción de “Explora nuestro mapa” era la opción más económica para salir de Roma hacia un destino que no conociéramos. Así que a Varsovia llegamos.

Varosovia está llena de monumentos reconociendo la labor de grandes mentes polacas, como ingenieros, investigadores y científicos como Marie Curie. Todavía puedes encontrar zonas donde se siente la violencia de la guerra que la devastó. Aquí te dejo una pequeña guía para que puedas organizarte si quieres pasar por Varsovia unos días:

Guía básica de Varsovia

• La ciudad vieja. • La ciudad nueva • El Palacio de Cultura • Barrio de Praga • Parque y Palacio de Łazienki • Castillo Real • Museo de la Insurrección.
Pierogi Chucrut Gulasz
  • Clima: la mejor época del año para visitar Varsovia es finales de agosto o septiembre. En verano suele hacer mucho calor y con frecuencia suele llover.
  • Moneda: tendrás que cambiar tu moneda a Slotys (PLN). 1€ = 4,30 PLN. Es costumbre dejar una propina del 10% si el servicio recibido ha sido bueno.
  • Visados: los ciudadanos europeos no precisan ningún documento más allá de su pasaporte. Otras nacionalidades pueden consultar aquí.
  • Transporte: el transporte público funciona de 5 am a 11 pm. También hay muy buenos carriles bici. Los billetes de autobús y tranvía son muy económicos y aunque no es frecuente encontrar revisores a bordo o en las paradas, el ser extranjero no te exime de pagar la correspondiente multa si no compras o no validas  los billetes. Es fácil manejarse por Varsovia por la amplia red de transportes públicos:
    • Metro.
    • Autobús.
    • Trolebús.
    • Tranvía.

 

No sabíamos qué nos encontraríamos en la ciudad, pero nuestra suerte fue contar con una Magda, una amiga con la que estudié la universidad que no sólo es una perfecta guía turística, sino que está completamente enamorada de su ciudad y le encanta su trabajo. El entusiasmo con el que habla y te explica la historia de su país es increíble. Si algún día deciden ir a Polonia y quieren hacer un tour privado, pónganse en contacto conmigo y les paso su contacto.

En Varsovia, casi todos los edificios o monumentos están dedicados a los judíos asesinados en el Holocausto o al Papa Juan Pablo II. La ciudad es prácticamente nueva, pues con los bombardeos de la II Guerra Mundial quedó devastada y hubo que reconstruirla de nuevo. La vedad que fue muy agradable conocer un país nuevo, una ciudad nueva, con tanta historia… Salimos muy contentas por haber tenido la oportunidad de conocer sitios tan bonitos y comida tan rica. Además tuvimos la fortuna de encontrar un departamento para las tres en el centro muy económico, pueden buscar en Airbnb para conseguir los mejores precios (¡y además un cupón de descuento!)

Te dejo aquí una guía básica de Varsovia para que disfrutes al máximo de esta impresionante ciudad.

¿Qué ver en Varsovia?

  • La ciudad vieja. Fue construida en el siglo XII, pero derrumbada por los nazis. La reconstrucción fue tan detallada que ganó el título de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

  • La ciudad nueva. Es la zona que empezó a construirse cuando la ciudad necesitó más infraestructuras para albergar a toda su población. Aquí se encuentran las zonas de bares, hostales y varios museos.
  • El Palacio de Cultura. “Regalado” por Stalin en 1955 (cuando Polonia estaba dominada por la URSS) resultó ser el edificio más alto en Europa durante años con sus 231 metros. Tiene oficinas, un auditorio, un cine, un teatro, una pista de patinaje sobre hielo y una discoteca-cafetería. Actualmente sigue siendo el edificio más alto de la ciudad y en su planta 30 puedes realizar una visita panorámica de la ciudad (horarios de 10 am a 8 pm, costo aprox 15-20 zł = 4.5€).

  • Barrio de Praga. Todavía conserva edificios de antes de la II Guerra Mundial. Aquí se rodaron algunas de las escenas de la película El Pianista (R. Polanski, 2002). La importancia de un pueblo sometido, los escenarios que en tantas películas hemos visto podrás, por fin, fotografiarlos y vivirlos en persona. También podrás encontrar aquí la catedral de San Miguel y San Florián.
  • Parque y Palacio de Łazienki. Si quieres relajarte con la tranquilidad de un parque donde puedes encontrar además simpáticos animales como patos, ardillas y pavos reales, debes pasear por Łazienki. La Varsovia Imperial en todo su esplendor, lleno de fuentes, palacetes clásicos y barrocos, arboladas para pasear, un monumento a Chopin… Y el Palacio de la Isla, rodeado de un hermoso lago.

  • Castillo Real. Se encuentra a un lado del Vístula y a otro de la Plaza donde podemos encontrar la Columna de Segismundo (1644). Como la mayoría de las arquitecturas de la ciudad, tuvo que ser reconstruido tras la II Guerra Mundial. Puedes entrar de martes a domingo por 5 zł (1 euro parox.) en horario de 10 am a 6-8 pm dependiendo del día. Conoce la que fue la residencia real durante siglos y llénate de la historia de este maravilloso país. A lo largo del camino real, también puedes encontrar otros emblemáticos monumentos, como la Universidad de Varsovia, la Iglesia de Santa Ana, la Iglesia de a Santa Cruz o el Palacio Potocki.

  • Si lo que quieres es conocer todo lo relevante a esta ciudad durante el periodo de la Segunda Guerra Mundial, no puedes pasar por alto el Monumento a los Insurgentes y el Museo de la Insurrección. Lleno de datos históricos referidos a la ciudad durante la ocupación nazi, este museo es uno de los que se deben visitar para conocer y entender lo que es Varsovia en la actualidad, tras el levantamiento de agosto y octubre de 1944.

 

¿Qué comer en Varsovia?

Sin duda el plato principal de la gastronomía polaca son los pierogi. Los pierogi son como los ravioli y pueden estar rellenos de verduras y/o carne, etc., se cuecen o fríen en mantequilla y, a diferencia de la receta tradicional italiana, no se sirve con salsa, sino que se degustan solamente cocidos o recién salidos de la sartén.

También es famoso el chucrut o col fermentada que se utiliza para acompañar la mayoría de los platos principales que llevan carne, como la chuleta de cerdo o las salchichas.

El gulasz es un guiso típico de carne con verduras. Puesto que los meses de invierno son muy fríos, es fácil encontrar este plato en la mayoría de los restaurantes y hogares polacos.

Existen muchos platos elaborados con cerdo (e incluso variedades de salchichas) por las influencias de Bavaria (Alemania), aunque los ingredientes más utilizados son la col, las patatas, la remolacha o el pato.

¿Dónde alojarse en Varsovia?

Una vez más, yo opté por Airbnb. Encontramos un alojamiento económico en el centro, lo que nos resultó espectacularmente senillo movernos andando por toda la ciudad, ahorrando así en caros hoteles y transporte. Si quieres un descuento, ¡aquí tienes mi link para conseguir  25 euros! Busca las diferentes opciones de alojamiento y verás cómo puedes ahorrar bastante dinero.

Viajera incansable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *