Comidas que echaba de menos y no lo sabía

“El comer y el rascar, todo es empezar”

Tuve la suerte de poder regresar este a año a mi casa, a Madrid, para celebrar las fiestas Navideñas con mi familia. Tenía muy poco tiempo para hacer todo lo que quería antes de volver a Cancún, así que, muy organizada yo, me hice incluso una lista de cosas que haría durante esos diez días. Algunas cosas eran básicas, como ver a mis amigos, conocer a la hija de mi prima, ver a toda la familia, arreglar los asuntos pendientes… Pero en mi lista había, sobre todo, comidas.

Parece mentira, porque aún estando en México, yo sigo comiendo como en España y sólo una o dos veces en semana como garnachas o comidas mexicanas. ¿Cómo era posible entonces que tuviera tantos antojos? Yo llegaba a Madrid sabiendo que nada más aterrizar, iría a comer con mis padres y mi hermano a mi restaurante favorito, pero mi mente ya estaba pensando en la paella, el flan casero de mi padre, las croquetas y otras muchas comidas que no puedes cocinar para uno cuando vives solo.

Leer más