chichén itzá equinoccio

El equinoccio en México: el momento ideal para renovar las energías

¡México, no dejas de sorprenderme y enamorarme!

De entre las muchas cosas bonitas que he aprendido durante mis años en México, puedo afirmar que las historias y leyendas prehispánicas son de mis favoritas. La simbología, los mensajes y las enseñanzas que transmiten van más allá de la propia narración.

Acaba de empezar la primavera. El 21 de marzo es un día especial porque se dan tantas horas de día como de noche y, en adelante, los días se harán más largos y disfrutaremos de más horas de sol. Hasta ahora no he contado nada extraordinario, pero ya es motivo de alegría pensar que podemos ir más tiempo a la playa o disfrutar de una cervecita con los amigos en la terraza de un bar.

Para los mayas y los aztecas, sin embargo, el inicio de la primavera va mucho más allá. El equinoccio representa la llegada de las lluvias, el crecimiento de la agricultura y, por tanto, más cantidad de maíz para comer. Recordemos que me México el maíz es un ingrediente principal para la mayoría de los platillos del día a día. Así pues, en algunas de las representaciones arquitectónicas más importantes, como la pirámide del Sol en Teotihuacán o en la pirámide principal de Chichén Itzá se puede ver un hermoso fenómeno.

Es sabido que las culturas prehispánicas que habitan México (en general en los territorios que conformaban Mesoamérica) tenían amplios conocimientos sobre la arquitectura, pues hacían construcciones complejas, y especialmente sobre la astronomía, ya que conocían el movimiento de los planetas y astros más cercanos. En varias de sus ciudades, de hecho, se pueden visitar las ruinas de los observatorios, como en Cobá o Chichén (estado de Yucatán). Y en verdad la situación de los edificios principales, sus ventanas y algunos otros detalles de las mismas están colocados estratégicamente para la entrada de sol en determinadas épocas del año.

Día del equinoccio de primavera (21 de marzo) en Chichén Itzá (México).

Día del equinoccio de primavera (21 de marzo) en Chichén Itzá (México).

Aquí es donde yo quería llegar.

Tanto la pirámide del Sol de Teotihuacán como la pirámide de Chichén Itzá están construidas de tal forma que durante el equinoccio se puede ver descender a la serpiente emplumada. Quetzalcóatl en náhuatl o Kukulcán en maya hace referencia a uno de los principales dioses prehispánicos. Ver descender a la serpiente emplumada supone la llegada del dios ante los humanos quien, muy cercano a Tlaloc y Chaac, dioses de la lluvia en náhuatl y maya respectivamente, suponía la llegada de la época de lluvias y, por tanto, de la abundancia de maíz.

En estas zonas arqueológicas los equinoccios sirven además para recargar las energías y llenarse de positividad, dejando de lado todo lo negativo. ¡Imagina poder recibir la primavera desde lo alto de la pirámide del Sol en Teotihuacán! Ver descender a la serpiente emplumada dura aproximadamente 45 minutos, por lo que si te encuentras dentro de zona arqueológica en este preciso día, ten en consideración esta oportunidad de ver algo tan maravilloso.

Aquí les dejo un breve vídeo donde pueden ver todo esto que acabo de contarles (¡son sólo un par de minutos, no te preocupes!)

https://www.youtube.com/watch?v=l9JMEwHZ-6A

¿Qué te pareció esta información? ¿Conoces algún otro ritual o celebración que festeje el inicio de primavera o el equinoccio? ¡Déjame un comentario y compartamos toda esta información tan bonita para que llegue a todo el mundo!

Viajera incansable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *