Dos ciudades en una: así es Budapest, la capital de Hungría

Budapest, la capital húngara es una de las ciudades más bonitas que he visitado en Europa. He estado dos veces y es que realmente merece la pena. Puedes hacer un recorrido durante el día y otro durante la noche y ver cómo cambia la ciudad y qué bonito se ve el Danubio. Con esta bonita ciudad terminó nuestro viaje de un mes viajando por Europa. ¿Sabías que Budapest eran antes dos ciudades, Buda y Pest, separadas por el Danubio?

Aquí te dejo una pequeña lista de los sitios que tienes que visitar cuando llegues a Budapest. Descubre cuál de estos monumentos está en la antigua Buda y cuáles en la antigua Pest. ¡Vámonos! Por cierto, aquí también tienes varias opciones de Freetour, visita la página web y recorre los lugares más emblemáticos de Budapest de la manera más económica.

¿Qué ver en Budapest?

  • El castillo de Buda. Es la residencia histórica de los reyes húngaros, por lo que anteriormente era llamado también Palacio Real.

  • El Bastión de los Pescadores. No es nada más que un mirador con siete torres, pero realmente ofrece unas vistas espectaculares de la ciudad y la construcción es muy hermosa. Puedes acceder a él desde el teleférico o subiendo a pie.

  • Iglesia de Matías (Iglesia de Nuestra Señora). Está situada junto al Bastión y es una de las iglesias más bonitas que verás en la capital. El tejado de su torre y el blanco de sus paredes brillan con el sol.

  • Parlamento de Budapest. Es el edificio más representativo de Budapest. Se encuentra a orillas del Danubio y es verdaderamente bonito desde la orilla de la zona de Buda, como desde la plaza donde tiene la entrada en Pest.

  • Plaza de los héroes. En la plaza están representados varios personajes históricos húngaros, además de estar rodeada por el Museo de Bellas Artes y el Palacio de Artes. El conjunto está proclamado por la UNESCO como Patrimonio Histórico.

  • Catedral Basílica de San Esteban. Es uno de los edificios más altos de Budapest y además tiene capacidad para más de 8000 personas. La rica decoración interior y las vistas panorámicas desde la cúpula no dejan indiferente a nadie.
  • Isla Margarita. Alberga varios monumentos protegidos por la UNESCO, como la Fuente de la Música y la Torre de Agua. Es un lugar tranquilo donde pasar la tarde caminando y, especialmente, si se va con niños pequeños.

  • Castillo Vajdahunyad. Es una copia de uno de los castillos que se encuentran en Rumanía y cerca del mismo, en el mismo parque, puedes encontrar la estatua Anónimo, que se supone otorga la inspiración a los escritores que tocan la pluma que lleva en la mano.

  • Puente de la Libertad. Durante la noche se prohíbe el tráfico de vehículos y sólo se permite cruzarlo de manera peatonal o en bicicleta, de manera que siempre está lleno de gente joven tomando cervezas y pasando el rato con los amigos. Incluso puedes subir y trepar por algunas de sus partes y contemplar las luces de la ciudad.

  • Puente de las cadenas. Fue el primer puente en unir las dos ciudades que hoy conforman la capital y es, además, uno de los más representativos de los que atraviesan el Danubio.

  • Baños y balnearios. Hay varios distribuidos por toda la ciudad y cada vez es más frecuente que los turistas pasen todo un día en alguno de ellos, relajándose y conociendo gente de diferentes lugares del mundo. El más famoso es Széchenyi, al aire libre.

Y como extra en este post:

3 datos curiosos sobre la ciudad de Budapest

Dato No.1: Sissi, la emperatriz austríaca, era una enamorada de esta ciudad. Viajaba a ella con cierta frecuencia y los propios ciudadanos la tenían en estima, por lo que es fácil encontrar algunos lugares con decoración imperial o calles con su nombre.

Dato No. 2: Existen varios bares en ruinas o casas okupas donde podemos tomar una cerveza. ¿Decoración extraña en lo que parece una casa a punto de venirse abajo mientras suena música indie? La verdad es que estos sitios merecen totalmente la pena. Visita el Szimpla Kert, es el más famoso de ellos, aunque hay varios cerca.

Dato No. 3: Si frotas la barriga de la estatua del policía situado en la calle frente a la entrada principal de la Catedral de San Esteban, no engordarás. Bueno, eso cuenta la leyenda. Yo no perdí nada, como tampoco perdí nada por lanzar una moneda de espaldas en la Fontana di Trevi.

 

Viajera incansable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *