Para cuando vengáis a verme a México

“Viajar es descubrir que todo el mundo está equivocado sobre otros países”

(A. Huxley)

A la MariCarmen, con la que hablo y discuto a diario desde hace 14 meses, como cuando estaba en casa. Al Gordi, que sé que echa de menos poder darme un abrazo, pero que dijo “sé que allí estás bien y eres feliz”. A la Tata, con la que me gustaría irme de ronda de vinos en Salas. A las desgraciadas de mis amigas, con las que me gustaría tener una foto de esas en una terracita con una Mahou en la mano. A mi Charlie, con el que ya no puedo dar paseos interminables que acababan en cervezas. A los de la uni y el ruso. A todos los que me apoyan desde lejos. Muchas gracias a todos por leer estos textos y por preguntarme si estoy bien cada vez que se oye la palabra “tiroteo”, “terremoto” o “huracán”.

De México se dicen muchas cosas. Tantas malas como buenas. Pero desde fuera se escuchan cosas horribles: narcotráfico, tiroteos, violencia, machismo, terremotos y huracanes… En fin, que para los que estamos lejos de España es un poco pesado lidiar con nuestros familiares y amigos cuando nuestra nueva ciudad de residencia sale en los noticieros por allá por Europa.

Sin embargo, a pesar de la insistencia de mi madre y de muchos amigos que viven aterrorizados con que un huracán o un terremoto me va a matar y quieren que regrese a casa, tengo que decirles que este país es realmente maravilloso. Aunque hay cosas malas, también hay muchas buenas: su gente, su comida, sus ciudades y monumentos, sus playas, etc. Y por ese motivo, porque creo que vale más lo positivo que lo negativo, les quiero dedicar este post.

Hace ya siete meses que vivo en Cancún y he tenido la suerte de poder conocer prácticamente todo el estado. Y más suerte de compartir experiencias preciosas con gente maravillosa. ¿Quieres saber lo que vas a conocer cuando vengas a verme? Será una semana genial, te lo aseguro.

Cancún.

Que sí, que es la ciudad más fea de todo Quinta Roo, pero aquí hay unas playas espectaculares también. Playa Delfines será el primer destino. Va a ser tu primer encuentro con el Caribe y seguro que sacarás el teléfono para tomar una foto de estas preciosas aguas turquesas.

Isla Blanca pertenece a Isla Mujeres, pero es accesible desde Cancún. No sólo sus aguas son tranquilas y permiten disfrutar de un atardecer precioso, sino que es un lugar ideal para ver las lluvias de estrellas.

Puerto Morelos.

Está próximo a Cancún y las playas son familiares, por lo que hay muchos niños. Por otro lado, las inmediaciones están llenas de cenotes. Y, sí, a ti también te va a tocar bañarte en ellos. Al menos en uno, para que veas que hay más opciones además de playas bonitas. Entre los estados de Yucatán y Quintana Roo hay muchísimos cenotes, cada uno con sus particularidades e incluso algunos ofrecen la posibilidad de bucear los conductos internos o de tirarte en tirolesa hasta el agua.

Cozumel.

Pasar un día flotando en el mar caribe. Esto sí que lo tienes que hacer, aunque sea el recorrido corto. Te prestan todo el equipo, es económico y muy seguro. Es una actividad que siempre recomiendo, como puedes ver en otros de mis post (http://viajaratumanera.com/cozumel-snorkel-paraiso/). Una explanada llena de estrellas de mar, los hermosos corales o lo que parece el fin de la tierra para dar paso a una inmensa mancha negra de agua sin fin. Una experiencia que no olvidarás.

Tulum.

Las culturas prehispánicas, en este caso la cultura maya, están muy presentes todavía hoy en el día a día de los ciudadanos de la península de Yucatán. Desde las ruinas arqueológicas, el idioma, dormir en hamaca o los platillos típicos. Tulum, por ejemplo, es un conjunto de ruinas arqueológicas con un acceso directo a la playa. Si quieres tomar buenas fotografías, tendrás que tener paciencia, pues hay iguanas gigantes que saldrán en todas las fotos que tomarás. Es un tour perfecto de un día.

Bacalar.

Mi lugar favorito de Quintana Roo. Consiste en un pequeño pueblito al sur del estado, muy próximo a la capital, Chetumal. Su mayor atractivo es su laguna, la Laguna de los Siete Colores. Daremos un tour por el pueblito y otro por la laguna, donde podremos bañarnos en los tres cenotes internos que tiene, en el canal de los piratas, etc.

Chichén Itzá.

Porque sí, si no has visitado Chichén en tu visita al caribe mexicano, es como si no hubieras estado. Con un poco de suerte podremos ver también el espectáculo de luces que realizan por la noche donde cuentan la historia de la civilización maya y más concretamente de esta ciudad. Además, hay que bañarse en el cenote sagrado Ik Kil, donde los mayas realizaban sacrificios humanos y ofrendas de joyas y piedras preciosas. Podrás lanzarte desde cinco metros de altura al agua y nadar en lo que parece un pozo un poco claustrofóbico, pero de una belleza excepcional.

Si tenemos más días, iremos a ver las Coloradas, en el norte de Yucatán, junto a la frontera con el estado de Quintana Roo. Unas lagunas rosadas debido a la salinidad que tienen y donde, además, podemos ver flamencos y otras especies autóctonas.

Y la comida. Todas las delicias que vais a poder probar: los tacos (los de verdad, no como en España), la cochinita pibil, el guacamole con totopos caseros, ceviches y pescados frescos, las tortas, las quesadillas, la tinga, el mole…

Y lo de comprar artesanías baratas… Paños de tela bordados a mano, figuras talladas en coco o madera, piedras preciosas, souvenires con los calendarios mayas, etc.

Y este es sólo mi pedacito de México. Ven un año y recorre toda la república. Descubre las carnes asadas del norte, báñate en las aguas del Pacífico en Acapulco o Nayarit, visita las 365 iglesias de Cholula (Puebla), sal de fiesta en una cueva a 300 metros de profundidad en Zacatecas, descubre la magia de la sierra de Oaxaca desde Hierve el agua, enamórate de las calles de Guanajuato y San Miguel de Allende, conoce Dolores Hidalgo, la cuna de la Independencia, visita Teotihuacán, la ciudad de los dioses, da un paseo en las trajineras de Xochimilco, salta desde una cascada de 10 metros en la huasteca potosina, visita los Jardines de México en Cuernavaca, conocida como la ciudad de la eterna primavera…

Publicado en Otros y etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *