Cancún, lo que no te venden

Cancún, lo que no te venden

“Cancún, un mar azul, él sí sabe curar cualquier pena y mandar los problemas a navegar.”

(Juan Gabriel)

Llevo ya un año en México, de los cuales he vivido seis meses en Cancún. Me parece increíble que lleve tanto tiempo lejos de casa. Y me parece increíble lo rápido que ha pasado el tiempo. Pero dicen que si pasa rápido es porque lo estamos pasando bien. Y la verdad es que tengo muchísimas anécdotas que contar de todo este año.

Durante los primeros seis meses estuve viviendo en Ciudad de México. Una ciudad increíble. Parece que nunca duerma. ¿Quieres salir de fiesta un martes por la noche? ¿Quieres tacos a las 3 am? ¿Quieres un parque donde sentarte a leer un libro sin que nadie te moleste? Tienes mil sitios. Además, estar situada en el centro de la república me permitió moverme y conocer otros muchos estados: Puebla, Guanajuato, Hidalgo, San Luis Potosí, Querétaro, Morelos, Jalisco, Oaxaca, Zacatecas, Aguascalientes…

Y durante los otros seis meses que he vivido en Cancún, me he dedicado a disfrutar. He conocido gente increíble de otros estados de la república. He hecho amigos de otros países a los que ya he prometido una visita. He salido de fiesta a sitios que nunca habría conocido con mis posibilidades económicas. He regresado a lugares que conocí cuando llegué por primera vez a México. Pero no todo es como lo venden.

Ya escribí otro post anterior donde hablaba del Cancún que todo el mundo conoce, el de los hoteles todo pagado y las preciosas playas que todo el mundo viene a ver, Por qué elegir el caribe mexicano para pasar tus próximas vacaciones [o para vivir 😉 ] . Sin embargo, ahora quiero hablar de un Cancún distinto, igualmente turístico, pero que surge de la convivencia con la gente local. Lo que ves y aprendes después de pasar un año en México.

Cancún y Riviera Maya tienen mucho más que clubs de playa y hoteles de “todo incluido”. Desde los sitios con playa se ven los mejores atardeceres. Aquí puedes ver cómo el cielo se vuelve naranja y rosa y morado, todo al mismo tiempo. Y en lo que te fumas un cigarro se ha hecho de noche. Ni si quiera es necesario estar en la playa para disfrutar de un atardecer precioso.

Otro de los espectáculos que recomiendo es la puesta de huevo de las tortugas. Comienza por junio, y todas las playas se llenan de tortugas gigantes que llegan a poner sus huevos. El personal de los hoteles y muchos locales los recogen y los ponen a salvo, enterrados en la playa, donde nadie pueda pisarlos. En el mes de septiembre, los huevos rompen y las playas se llenan de diminutas tortugas que, durante las noches, intentan llegar al mar. Si quieres colaborar, sólo tienes que ayudarlas a llegar a salvo al agua.

¿Sabías que el mar puede brillar? La bioluminiscencia es un efecto producido en muchas playas de Quintana Roo, las cuales están repletas de unos microrganismos que viven en las algas y que, durante las noches, desprenden una sustancia que las hace brillar. La isla Holbox es uno de esos lugres privilegiados donde podrás disfrutarlo, pero hay muchos otros. Asegúrate de no perderte este show si pasas por el Caribe Mexicano.

El buceo y el snorkel, como ya he hablado en otros post, es una actividad más que recomendada. No es necesario tener ningún título o experiencia previa y es muy seguro. Existen diferentes tours donde podrás conocer el segundo arrecife más grande del mundo, bucear entre barcos hundidos, realizar inmersiones durante la noche o nadar en las cuevas subterráneas que crean los cenotes. Pero estos son sólo algunos ejemplos. Cozumel es un destino del que ya había hablado antes y donde podrás realizar esta actividad. También puedes ver el museo subacuático MUSA en Playa del Carmen y nadar en los cenotes cercanos a Puerto Morelos.

También puedes nadar con tiburones. Con toda clase de tiburones: tiburones gato, tiburones martillo, tiburones ballena, tiburones blancos, etc. Si lo que te gusta es la adrenalina, es una actividad muy recomendada. En Holbox y Playa del Carmen podrás disfrutar de esta experiencia.

Como ves, además de disfrutar de las playas y las comodidades de un hotel, tienes otras muchas actividades que realizar y que no cuestan tanto dinero como la entrada a las discotecas de la zona hotelera. De hecho, las tres primeras son totalmente gratuitas y las otras dos, si sabes bien dónde buscar, pueden ser realmente económicas. ¡Te animo a que en tu próximo viaje a Cancún realices alguna de ellas y lo compartas conmigo!

Ahora ya sabes por qué vivo enamorada de México. México es naturaleza, comida, color, fiestas, ciudades grandes, playas paradisíacas, experiencias únicas. Por eso Cancún es uno de los destinos más visitados.

Viajera incansable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *